Jornada de análisis del riesgo en radioterapia. Donostia, 21 de octubre de 2015

El pasado mes de junio en el Congreso de SEOR Gaspar y yo le hicimos a José Miguel Delgado una entrevista sobre la gestión del riesgo en radioterapia. Entonces nos adelantó que en otoño se iba a impartir un curso en el País Vasco con el objetivo de dar a conocer la matriz de riesgos , una metodología de análisis de riesgo en radioterapia en la que ha trabajado un equipo formado por: José Miguel Delgado (representando a la SEFM), María Luisa Ramírez y Arturo Pérez Mulas (representando al CSN), Carlos Prieto (representando a la SEPR), Pilar Crespo (representando a la AETR) y Asunción Hervás (representando a la SEOR).

Unas semanas más tarde asistí,otra vez con Gaspar y otra vez en Valencia, al curso de refresco que impartió Carlos Prieto en el congreso de la SEFM/SEPR. Carlos nos presentó la matriz de riesgos en la que la probabilidad, el daño y la frecuencia de los “sucesos iniciadores” formaban un cubo de Rubik (4×4 en vez del clásico 3×3 porque cada una de las variables se clasifica según cuatro niveles). Además nos contó que en esta metodología se definían “barreras”, “reductores de frecuencia” y “reductores de consecuencias” cuyo objetivo era frenar y reducir el riesgo de los sucesos iniciadores. Reconozco que me resultó un lenguaje ajeno y novedoso y que, aunque me picó mucho la curiosidad, no llegué a captar bien todos los conceptos y no me hice una visión de conjunto de en qué consistía el proyecto en el que llevaban ya varios años trabajando.

matriz de riesgos

Después de haber escuchado primero a José Miguel y después a Carlos, tenía mucho interés por conocer el programa SEVRRA y entender mejor cuál era la filosofía que subyacía tras él. Por eso  tenía muchas expectativas puestas en el 21 de octubre, fecha en la que se celebraba en el Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia la “Jornada de aplicación práctica de Análisis del Riesgo en Radioterapia: JARRT Donostia 2015” organizada por el Hospital Universitario de Donostia.

Por la mañana los integrantes del equipo nos harían una introducción teórica y por la tarde tendríamos prácticas que permitirían a los alumnos cacharrear con el programa SEVRRA. Nos recomendaron que fuéramos un mínimo de tres personas de cada servicio: un médico, un técnico y un físico, porque el abordaje de esta metodología tiene que ser multidisciplinar y han de estar implicadas todas las categorías profesionales para que pueda llevarse a cabo con éxito. Nosotros fuimos obedientes y estuvimos tres representantes del servicio, aunque mis compañeros, particularmente el médico, eran escépticos ante lo que nos esperaba y no compartían mi entusiasmo.

La jornada no defraudó, sino todo lo contrario, y lo que más satisfacción me produjo fue cómo la actitud de mis colegas fue cambiando a medida que iba transcurriendo la mañana. Cada uno de los ponentes (aunque faltó Asunción Hervás porque estaba con gripe) nos dio una charla de veinte minutos en las que explicaron de forma breve y concisa aquello que consideraban necesario para justificar la utilidad del programa y contextualizarlo. Arturo, Jose Miguel, Mariles y Carlos consiguieron hacernos encajar muchas piezas del puzzle y cuando terminó la jornada de la mañana teníamos (creo que todos) mucha curiosidad por conocer el programa, cómo lo habían estructurado y si sería fácil de usar para los usuarios.

mapa

Hospitales que han participado en el programa piloto

Después de comer fuimos a una sala de ordenadores y trabajamos con la versión piloto del programa SEVRRA, la que se había estado probando en doce hospitales españoles durante estos dos años. Arturo nos dijo que para final de año tenían intención de tener ya preparada la nueva versión mejorada, “más amigable y completa”, con las sugerencias de los hospitales participantes así como una guía en la que se explica la metodología y cómo se implementa.

A pesar de que ya nos lo habían introducido por la mañana y nos podíamos hacer una idea, me sorprendió muy gratamente el buen trabajo que han hecho. Todas las horas que han invertido (que no quiero ni imaginar cuántas) van a facilitar muchísimo el trabajo a los servicios a la hora de incorporar el artículo 63 de la Directiva 2013/59/Euratom, ya que la herramienta es muy completa, está muy elaborada y, como nos dijo Arturo, todo está “muy bien pensado y consensuado”. Ninguno de nosotros en nuestros servicios seríamos capaces de hacer ni de lejos algo parecido.

programa SEVRRA

El programa SEVRRA es una base de datos que permite elaborar el perfil de riesgo para los distintos procedimientos que pueden desarrollarse en un servicio de radioterapia. La versión que se va a distribuir incluirá el proceso correspondiente a un tratamiento estándar de radioterapia conformada tridimensional. Para otros procedimientos, como pueden ser tratamientos de IMRT, VMAT o tratamientos hipofraccionados (como explicó José Miguel Delgado durante la sesión de la mañana) cambian los sucesos iniciadores, barreras, etc… con lo que debería introducirse el proceso específico en el programa.

El proceso de radioterapia conformada 3D aparece dividido en once etapas y cada una de ellas tiene asociados varios sucesos iniciadores, es decir, errores en el proceso que pueden conducir a un resultado indeseado. Tal y como se muestra en la captura de pantalla anterior, en el programa se describe cada suceso iniciador y se proponen unas barreras y unos reductores de frecuencia y de consecuencia. Los usuarios, para elaborar el perfil de riesgo de nuestro proceso,  indicamos si se aplica o no el suceso iniciador en nuestra práctica y señalamos las barreras y los reductores presentes en nuestro servicio. Una vez hecho esto, el sistema calcula el riesgo (bajo, medio, alto o muy alto) para ese suceso determinado en nuestra práctica clínica particular. Hay en torno a 120 sucesos inciadores y, una vez que están completados todos, se muestran las estadísticas obtenidas. El programa permite añadir nuevas barreras y reductores en caso de que las que se presenten no se ajusten a nuestro caso particular.  Al finalizar habremos obtenido el perfil de riesgo para el proceso específico de radioterapia conformada 3D tal y como se desarrolla en nuestra instalación. El sistema nos indicará además cuáles son los puntos débiles del servicio y nos sugerirá barreras que se podrían implementar para reducir el riesgo.

Carlos Prieto en la útltima charla de la jsesión de la tarde

Carlos Prieto en la última charla de la sesión de la tarde

En el viaje de vuelta a Bilbao estuvimos hablando los tres del programa y coincidimos en que SEVRRA es una herramienta fácil de usar, atractiva y que invita a analizar la forma en la que se trabaja en cada centro. Además indica de forma muy concreta en qué se puede mejorar. No sé si peco de demasiado optimista, pero me da la sensación de que, puesto en marcha y con el personal concienciado, implica una innovación significativa en la organización y forma de trabajar en los servicios de radioterapia. Proporciona herramientas que facilitan a los servicios alcanzar uno de sus objetivos, que es la reducción del riesgo en el proceso radioterápico.

Gaspar también me dijo que le había gustado el hecho de que el embarcarse a analizar el proceso permitía profundizar en el mismo y conocerlo muy bien. Asimismo, en lo que a los físicos respecta, resulta una herramienta muy potente para estructurar unos controles de calidad más racionales centrados en aquellos aspectos que, de fallar, suponen una contribución mayor al riesgo en el tratamaiento.

La pena es que aún no está disponible la nueva versión del programa y tendremos que esperar hasta fin de año para empezar a trabajar con él. Enhorabuena y muchas gracias a los desarrolladores por tan magnífico trabajo. Y, por supuesto, también a Rafa Larretxea, a Patxi Rosales y a todos aquellos que han participado en la organización de la jornada. Y a Gaspar, que me ha ayudado en la redacción de esta reseña.

3 Respuestas a “Jornada de análisis del riesgo en radioterapia. Donostia, 21 de octubre de 2015

  1. Espero con mucho interés que se publique pronto la guía sobre este método y el software. Ciertamente la jornada que se organizó sobre este tema el año pasado en Madrid suscitó mucho interés y aportó mucha información (y también me valió para conocer a Gaspar en persona). Una ventaja que tiene el uso de la matriz de riesgo sobre el análisis de modos de fallo y efectos (FMEA, promovido por el TG-101) es que es más fácil contar el número de barreras frente a la anomalía que evaluar su detectabilidad. Aquí en el Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón hemos publicado un FMEA en radioterapia intraoperatoria, cuya elaboración también fue muy estimulante:
    http://www.thegreenjournal.com/article/S0167-8140(14)00491-5/abstract
    Imagino que este año los ponentes también habrán realizado la excelente introducción conceptual de la jornada a la que yo pude asistir. Algo que me gustaría señalar es que se dijo que la directiva europea que nos obligará al estudio del riesgo en exposiciones accidentales en radioterapia no explicita el tipo de dicho estudio. Así, y para que los profesionales se introdujeran gradualmente en la materia, llevamos una revisión bibliográfica de los análisis de riesgos al congreso de Valencia. Creo que puede ser útil como introducción y por eso me gustaría compartirlo para que se pueda ver qué tipos de riesgos son los que más tinta están haciendo verter en la literatura radioterápica:
    http://www.siteonsite.es/sefmseprvalencia2015/pantallas/verposter.php?po=DOC42

  2. Buenos días. Pueden bajar el software y la documentación desde la página del foro iberoamericano de organismos reguladores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s