El sábado que quería hacer deporte y acabe hablando del riego en TC

Sábado por la mañana. Siete y media de la mañana. Dejo a mi mujer en la estación Delicias de Zaragoza ya que se va a Madrid en AVE con sus compañeros de Cruz Blanca (ONG en la que es voluntaria y en la que disfruta dando clases de español a inmigrantes o a personas que lo necesitan. Van a una jornada sobre el voluntariado que dura todo el día. Mi hijo salió anoche con sus amigos a celebrar el cumpleaños de uno de ellos… La excusica… A las siete y cuarto, cuando hemos salido de casa, aún no había vuelto. Tras dejar a mi mujer en la estación le llamo por si le puedo recoger con el coche de camino (ese coche que antes muerto que dejárselo a él, él ya tiene el suyo clásico… ver mi post anterior). Resulta que ya está en casa y se va a acostar. Le digo que yo voy para casa y que le llamaré sobre la una del medio día para llevar a la abuela a comer por ahí. Hasta aquí todo perfecto.

Me espera una mañana tranquila, quiero irme en bicicleta a los Galachos de Juslibol, llevarme la cámara y hacer fotos sin prisas…  No sé cuando voy a tener otra mañana tan libre… Pues llego a casa y resulta que el “ciruelo” de mi hijo ha puesto el pestillo interior de la puerta y no puedo entrar en casa. Le llamo por teléfono a su móvil y al de casa y ni se entera. Toco el timbre a la vez que hago sonar el teléfono de casa, le grito desde la puerta y “que si quieres arroz Catalina”.  Después de diez minutos veo que ya es imposible que yo entre en mi casa esta mañana, este chico está en sueño profundo y yo no hago mas que molestar a los vecinos. Tendré que esperar unas horas hasta que este pollino vea la luz. Me ha fastidiado la mañana y se va enterar… Ya vendrá pidiendo perricas

Intento relajarme un rato y decido venir al hospital a cerrar alguno tema (aquí salen temas hasta debajo de las piedras…). Cuando llego, está mi jefe que le toca hacer este sábado. Dale que te pego a la planificación de radioterapia… Le cuento la historia, alucina y se cachondea un rato…   Me pongo a preparar el calendario y las cartas de los controles de calidad de los equipos de RX para el año que viene y reviso algún tema del curso de “Blindajes frente a radiaciones en instalaciones sanitarias” organizado a través de la SEPR (tras la gran insistencia de Ricardo Torres: llevaba varios años diciéndome “Pedro, hay que volver a hacer el curso de blindajes…” y yo me escaqueaba como podía…) y del cual soy el director junto con Paula García Castañón. Empieza el próximo lunes en Madrid y yo me voy en el AVE mañana domingo por la tarde (junto con José Ramón Puertolas que explicará los blindajes en instalaciones de PET).

Es el tercer curso que organízanos sobre este tema. Los anteriores los hicimos en el HCU Lozano Blesa de Zaragoza, el hospital donde trabajo desde hace más de un cuarto de siglo. En el segundo introdujimos el apartado de la resonancia magnética y en este hemos incluido la protonterapia. Espero que salga bien…

Así que aquí estoy, en el despacho y con tiempo solo para escribir o trabajar. Me pongo a escribir estas líneas pensando en dedicarlas a hablar sobre los riesgos tras las exploraciones radiológicas y me sale esto:

Como ya explique en mi primer post en “Desayuno con fotones” parece que el miedo es libre. La sociedad teme aquello que no ve o que no conoce y los efectos de las radiaciones ionizantes son uno de esos temas desconocidos para el gran público. A ver si podemos dar algo de luz a este tema en este blog.

Sigo respondiendo a preguntas que hace el público a la Sociedad Española de Protección Radiológica (SEPR) a través de la sección “pregúntale a la SEPR” de su web. Leopoldo A. y María Luisa T. coordinan esta sección y van asignando las preguntas a los diferentes especialistas que colaboramos. A mi me suelen caer las relacionadas con el riesgo frente a las radiaciones ionizantes tras las exploraciones radiológica. Muchas de esas preguntas están relacionadas con el miedo a los posibles efectos que se producirían después de la realización de una tomografía computarizada (TC). Así que ya tengo una respuesta tipo que voy adaptando en función de la pregunta y de las inquietudes del demandante.

Esto es lo que suelo responder:

El primer principio del Sistema de Protección Radiológica es la justificación basándose  en la relación riesgo-beneficio, lo que quiere decir que el beneficio para usted de la realización de esas pruebas, ha de superar el potencial riesgo al que se expone con las mismas; así pues, su médico habrá considerado que estos exámenes estaban justificados para poder diagnosticar mejor su problema y necesitaría la información de esas exploraciones para poder planificar adecuadamente su diagnóstico y posterior tratamiento o intervención.

En general, el riesgo de efectos radioinducidos por exámenes de radiodiagnóstico, como es su caso, es muy bajo, y el beneficio de un buen diagnóstico supera en gran medida ese riesgo. La magnitud que usamos para estimar el riesgo radiológico es la dosis efectiva, que se refiere al riesgo de efectos radioinducidos promediado en todo el cuerpo, y en general para evaluarla en las exposiciones médicas se suele comparar con la dosis que recibimos por el fondo radiactivo natural al que estamos expuestas todas las personas.

Independientemente de que la dosis efectiva que reciba usted pueda estimarse a partir de los datos concretos de su estudio, por ejemplo, la dosis efectiva en una exploración de TC de abdomen-pelvis es entre 5 y 10 milisievert (abreviado mSv). Esta dosis equivaldría aproximadamente a 2 o 4 años del fondo radiactivo natural. La dosis efectiva debida a los estudios simples es entre 100 y 400 veces inferior a la de los TC.

Hay autores que consideran que el riesgo adicional de cáncer por recibir 40 mSv en varios TC abdominales es, en el transcurso de la vida de un adulto, del orden de 1 por 500 (National Radiological Protection Board. Protection of the Patient in X-ray  Computed Tomography (ISBN 0 85951 345 8) London: HMSO. 1992). Pese a todo, esto representa un incremento pequeño del riesgo comparado con el elevadísimo riesgo general de padecer un cáncer (casi 1 por 3) (Comisión Europea. Guía de indicaciones para la correcta solicitud de pruebas de diagnóstico por imagen. Colección Protección Radiológica nº 118. 2001). Otro dato a tener en cuenta es que la comisión internacional de protección radiológica indica que si el feto recibe dosis inferiores a 100 mSv el riesgo de tener efectos radio-inducidos de cualquier tipo es despreciable.

Por otro lado, la dosis que reciben los órganos o tejidos en Radiodiagnóstico general son inferiores a los umbrales de efectos tisulares por lo que no habrá efectos en los tejidos de los órganos a los que usted se refiere.

Las ventajas que pueden tener las exploraciones con RX, siempre que estén justificadas, superan con creces los riesgos radioinducidos.

Finalmente, indicarle que desde hace muchos años se están controlando las dosis que reciben los pacientes en el ámbito médico y que la protección radiológica en los centros sanitarios está regulada por diferentes reales decretos de obligado cumplimiento desde antes de 1990. Los profesionales que se dedican a estos temas están bien formados y siempre buscan impartir la mínima dosis posible especialmente en el caso de los niños.

Las radiaciones no se acumulan en el cuerpo. Lo que se acumularía sería la probabilidad de poder padecer un cáncer radioinducido a lo largo de la vida… Afortunadamente, los seres vivos han desarrollado mecanismos de reparación para minimizar los daños producidos por las radiaciones ionizantes y por otros agentes que pueden causar esos mismos daños. Vivimos y evolucionamos en un planeta radiactivo… Estamos adaptados… Esto es como jugar a la lotería: cuantas más veces juegas más probabilidad tienes de que te toque a lo largo de tu vida pero la probabilidad de que te toque hoy no se ve incrementada por haber jugado ayer.

Por todo ello, esto NO debería suponer un motivo de angustia para usted ya que seguramente sus exploraciones estaban justificadas, se realizaran adecuadamente y los riesgos radiológicos a los que estará sometida son despreciables.

Notas:

  1. El fondo medio mundial es de 2.4 milisievert /año. Los seres humanos estamos sometidos a niveles de radiación entre 1.5 milisievert/año y 200 milisievert/año en función de la zona de la tierra donde vivamos. En las zonas de mas dosis anual, la mortalidad y la esperanza de vida son normales y las pruebas citogénicas no muestran diferencias significativas.
  2. El riesgo de cáncer de 1 por 500 significa que es probable que entre 500 personas que hayan recibido 40 mSv, en varias exploraciones, 1 de ellas podrá desarrollar un cáncer por esa causa. Esto es, un 0.2 %. Este valor coincide con la previsión de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (Recomendaciones ICRP 103 del año 2007) para la población general en que estima un riesgo de cáncer del 5.9 % por 1.000 mSv recibidos (es decir, 0.2 % para 40 mSv). Respecto a la incidencia natural del cáncer de 1 sobre 3, es que aparecerá un cáncer por cada 3 personas. Es decir, que existe un riesgo del 33.3 % para desarrollar un cáncer. Por todo ello, si comparamos ambos riesgos, el debido a la radiación recibida por hacerse exploraciones médicas es despreciable y, probablemente, el riesgo para su salud de no hacerse esa prueba diagnóstica sería mucho mayor.
  3. Toda radiación ionizante a la que hemos estado expuestos (como son los Rayos X) conlleva un riesgo de cáncer (ICRP 60; ICRP 103). No existe el riesgo “cero” incluso con dosis bajas. La ICRP considera que incluso tras exposiciones a dosis bajas (se consideran “bajas” aquellas que son inferiores a 200 mSv) existe la probabilidad, aunque sea muy pequeña, de que tenga lugar un cáncer, considerándose que no existe una dosis umbral para su aparición. En su caso, cuando se habla de dosis inferiores a 100 mSv, se habla de riesgo despreciable.

Para más información puede ver alguno de los siguientes videos, como el dedicado a comparación de riesgos:

https://www.youtube.com/watch?v=EYPsV2t62t4&index=23&list=PLKtYyYOWzy-MtJwHSAHsjczqooFVM8rMb  ,

 el de efectos biológicos de la RI:

https://www.youtube.com/watch?v=L76DSqiEnuk&index=10&list=PLKtYyYOWzy-MtJwHSAHsjczqooFVM8rMb 

o el de embarazo y radiación:

https://www.youtube.com/watch?v=Zs7luFrR2CA&index=22&list=PLKtYyYOWzy-MtJwHSAHsjczqooFVM8rMb

O leer algunos  textos de un blog llamado Desayuno con fotones:

https://desayunoconfotones.org/2014/09/08/el-miedo-a-las-radiaciones-ionizantes-las-cosas-no-son-como-son-sino-como-la-gente-cree-que-son/

https://desayunoconfotones.org/2014/10/27/para-tia-maria-asunto-radiaciones-ionizantes/

https://desayunoconfotones.org/2014/10/30/para-tia-maria-asunto-efectos-biologicos-de-las-radiaciones-ionizantes/

Un cordial saludo.

Ya son las once, estoy cansado y voy a intentar cerrar este post, tomar algo con el jefe y relajarme. A ver si llamo a mi hijo sobre la una y me puede abrir la puerta… La comida, igual tengo que improvisar…

Hasta la próxima entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.